Saltear al contenido principal


Cualquier psicoterapia

pretende CAMBIOS.
La psicoterapia cognitiva,
es altamente recomendable y eficaz,
para conseguir CAMBIOS

Con cualquier terapia se pretende UN CAMBIO para mejorar el bienestar anímico-emocional y aumentar la inteligencia emocional, gracias a los nuevos recursos e instrumentos aprendidos durante la psicoterapia y su puesta en práctica, lo que se reflejará además, en cambios de conducta.

Una psicoterapia puede ser de gran utilidad en algunos momentos vitales o ante la presencia de malestar emocional y /o anímico, por diversidad de conflictos personales, interpersonales, laborales, etc, o como forma de mejorar el autoconocimiento, potenciar habilidades y recursos personales, o modificar conductas y sistemas de creencias poco constructivas o claramente perjudiciales….En casos de depresión, ansiedad, TOC, fobias, etc, también está muy indicada una psicoterapia.

El fundamento central del enfoque psicoterapéutico con el que trabajo, la Terapia Racional Emotivo Conductual (TREC), parte de la premisa de que no nos perturba lo que pasa: las circunstancias, experiencias, etc…, sino, mayoritariamente, lo que pensamos acerca de las circunstancias y vivencias y de como interpretamos las experiencias. La perturbación o malestar emocional, radica, en gran parte, en aquello que pensamos de nosotros mismos, de los demás, del mundo, de la vida… y en cómo nos comportamos, a causa de lo que sentimos y pensamos.

La TREC enseña a:
• Identificar las creencias disfuncionales, en gran parte responsables de las perturbaciones emocionales.
• Debatir dichas creencias.
• Reformular esas creencias, de forma adaptativa, constructivas, flexible, realista, lógica y práctica.
• Incorporar las nuevas ideas al sistema de creencias personal para modificar la emoción que nos perturba.
• Adquirir nuevas habilidades de pensamiento, para ponerlas en práctica en el presente y en el futuro, cambiando también las conductas contraproducentes.
• Gestionar de forma más adecuada y beneficiosa, pensamientos, emociones y comportamientos.
• Potenciar los recursos personales.

El objetivo final es reducir la vulnerabilidad a la perturbación emocional y aumentar la capacidad de gestionar de forma más adecuada, nuestros pensamientos, emociones y comportamiento.

Volver arriba